Última actualización: 28/03/2013 17:53:32 +0100  


Ksar Ghilane 002 - SHE

(KG 002)

KG 002 Ha resultado ser un meteorito muy especial y la aventura intelectual de nuestra vida. Debemos agradecer a Jordi Llorca que nos haya querido hacer partícipes en todo momento del proceso de estudio y se nos haya permitido colaborar en algunos aspectos.

¿Pero qué es lo que convierte a este meteorito en una piedra tan especial? Su origen es una piedra del planeta Marte. Hay que explicar entonces cómo ha hecho este largo camino. Hace millones de años, Marte era un planeta geológicamente activo, es decir, tenía un núcleo fundido y actividad volcánica. Esta actividad volcánica llevó hacia la superficie del planeta rocas ígneas procedentes del manto. Nuestra piedra de Marte se formó hace 120 millones de años, justo antes de que el núcleo del planeta se enfriara hasta el punto de dejar de tener un núcleo fundido. Quedó así enterrada a cierta profundidad hasta hace 3 millones de años, cuando un choque cataclísmico la arrancó del planeta y la lanzó al espacio. Así, entró en órbita alrededor del Sol, una órbita peligrosa, pues hace 10.000 años se cruzó con la de la Tierra.

Tal y como podéis leer en el apartado de publicaciones, el viaje no lo hizo ella sola. Uno de los grandes descubrimientos que nos ha llevado KG 002 es que los 100 y pico meteoritos de Marte, KG 002, Los Angeles y NWA2800 hicieron el camino juntos, pues tienen el mismo origen marciano, demostrado por sus composiciones idénticas. (ver las analíticas)

Y así fue como nuestro meteorito aterrizó en el desierto del sur de Túnez y en nuestra tercera expedición a esta zona, el 10 de enero de 2010, una piedra que no parecía un meteorito llamó la atención de José Vicente. El motivo de la atención fue el hecho de que se trataba de una piedra ígnea de color verdoso en un terreno sedimentario de color crema. A primera vista parecía tener unos pequeños restos de corteza de fusión, pero tan poco marcados que también podría ser cualquier otra cosa. Los podéis intuir en la imagen 3D. Aun así, le dimos el tratamiento de meteorito, seguimos el protocolo como tal y recibió el nombre de "La Piedra Rara". Esa misma campaña nos reportó 3 meteoritos más, de modo que no le hicimos tanto caso como merecía hasta que no volvimos a casa y rebanamos unos trozos de meteoritos para que Jordi Llorca los examinara.

Alrededor de un mes después de su descubrimiento, los fragmentos dispuestos para ser analizados fueron llevados a la UPC y un primer examen rápido ya hizo exclamar a Jordi un "Hum, interesante, interesante", por lo que se procedió a hacer láminas delgadas de todas las muestras. Las primeras operaciones que debíamos llevar a cabo eran examinar las láminas delgadas con el microscopio óptico, con una segunda conclusión de "Hum, interesante, interesante". Ahora ya había que ir a usar las máquinas grandes, el microscopio electrónico. La mala suerte fue que apenas unos días antes de la hora concertada este carísimo microscopio se estropeó y no fue posible hacer la sesión hasta el 7 de junio. En aquella sesión, las imágenes de la cual podéis ver en la parte de Microscopio Electrónico se confirmó definitivamente la naturaleza marciana de "La Piedra Rara"

La sesión de un par de horas de duración nos proporcionó cerca de 100 imágenes de altísima resolución que había ordenar y poner a disposición de los científicos que debían colaborar en el estudio. Esta tarea la llevó a cabo  David, creando el mapa que podéis ver en la sección Microscopio Electrónico, donde partiendo de una imagen general se puede clicar sobre una parte del mosaico para ver la imagen completa.

Se captaros ciertos detalles significativos de los que se obtuvieron imágenes más ampliadas.

De la imagen de mosaico también salieron unas imágenes completas que con un tratamiento adecuado resultaron incluso bastante estéticas. Las podéis ver aquí.

Del mismo modo se llevó a cabo una sesión con el microscopio polarizador, que proporcionó también gran cantidad de imágenes y David las organizó de la misma manera que las del microscopio electrónico, las podéis ver en la sección Microscopio Polarizador.

Para efectuar el estudio definitivo de una meteorito de esta importancia, era necesario disponer de medios que no están disponibles en nuestro país, así se involucraron en la investigación a algunos de los científicos más prestigiosos en este campo, como  Addi Bischoff, Ulrich Ott, Andreas Pack, Julia Roszjar, Julia A. Cartwright, Silke Merchel, Georg Rugel, Leticia Fimiani y Peter Ludwig. Principalmente de instituciones alemanas como el Institut für Palnetologie, el Max Planck Institute für Chemie, la University of West Hungary, la Universidad Göttingen, el Hemholtz-Zentrum, la TechnischeUniversität de München y el California Institute of Technology.

Entre todos los implicados se obtuvieron, a veces de manera duplicada y triplicada en centros diferentes para verificar los resultados, los análisis químicos y de isótopos que podéis ver en la sección de Análisis.

El estudio definitivo, admitido para publicación el día 1 de enero de 2013 en la prestigiosa revista Meteorítics and Planetary Science (MAPS) de la Meteoritical Society y que aparece en la portada (!!!) de la revista correspondiente a abril 2013.

De la misma manera en la revista AstronomíA de abril 2013 puede encontrar un interesante artículo en español también sobre este asombroso  meteorito.

En resumen, los estudios que se muestran en las publicaciones llegan a las siguientes conclusiones:

1 KG 002 es Un basalto volcánico perteneciente a la Familia de las shergottitas. Es el meteorito marciano más rico en maskelinita que se conoce. Absolutamente toda la plagioclasa inicial del basalto se transformó en maskelinita por el fuerte impacto que arrancó la roca de Marte, lo que también provocó la casi total pérdida de Helio en el meteorito.

2 KG 002 proviene de un fragmento de Marte que se formó hace unos ciento veinte millones de años. Poco después cesó la actividad volcánica en Marte. La duración de la actividad volcánica en un cuerpo del sistema solar viene determinada por su tamaño, cuanto mayor es el tamaño, más tiempo retiene el calor producido por la desintegración de los isótopos radiactivos naturales y más se alarga el vulcanismo. Así, en la Tierra todavía tiene lugar la formación de basalto, mientras que en Marte la actividad volcánica cesó hace unos pocos cientos de millones de años, en la Luna cesó mucho antes porque es mucho más pequeña, hace unos dos mil quinientos millones de años, y en los asteroides sólo duró unas decenas de millones de años desde que se originó el Sistema Solar, hace unos cuatro mil seiscientos millones de años. La edad de los meteoritos nos permite conocer de manera directa la duración del vulcanismo en diferentes enclaves del sistema solar.

3 KG 002 contiene un alto contenido en europio y su composición isotópica en gases nobles (neón, argón, kriptón y xenón) indica que se formó muy cerca del manto de Marte. Es, posiblemente, la roca más profunda de Marte que se conoce.

4 A partir del análisis de radioisótopos se deduce que el tamaño de KG 002 cuando entró en la atmósfera terrestre era de medio metro, aproximadamente. Teniendo en cuenta el tamaño del meteorito encontrado y considerando la pérdida de masa por fricción con la atmósfera no es previsible que haya más fragmentos de KG 002 que lo que recuperaron José Vicente y David.

5 El choque de otro meteorito que arrancó a KG 002 de Marte tuvo lugar hace unos tres millones de años. Esto se calcula a partir del análisis de isótopos de argón, berilio, aluminio, manganeso, etc. producidos en el meteorito mientras estuvo expuesto a los rayos cósmicos en el espacio, después de ser arrancado de Marte. En el espacio, los rayos cósmicos de la Galaxia y el viento solar transmutan los elementos químicos de los meteoritos y se crean isótopos radiactivos que vuelven a transformar una vez estos caen sobre la superficie de la Tierra, donde el campo magnético y la atmósfera nos protegen de manera efectiva la acción de los rayos cósmicos. Midiendo la proporción de isótopos de ciertos elementos podemos saber el tiempo que el meteorito ha sido «vagando» por el espacio, o lo que es lo mismo, en qué momento fue arrancado de su cuerpo progenitor, ya sea un asteroide, la Luna o Marte.

6 KG 002 es casi idéntico a dos shergottitas recuperadas hace unos años: Los Ángeles en 1999 (dos fragmentos de unos 450 y 250 g) y NWA 2800 en Marruecos, 2007 (un fragmento de casi 0,7 Kg.). Su composición química, mineralógica y isotópica es idéntica. Además, los tres tienen la misma edad. Todo indica que estos tres meteoritos encontrados en lugares diferentes proceden del mismo choque que ocurrió en Marte hace unos tres millones de años. Los tres fueron expulsados ​​al unísono pero cayeron en momentos diferentes sobre la Tierra, con una separación de sólo unos miles de años. Es la primera vez que se pone de manifiesto la existencia de meteoritos procedentes de Marte de este choque, lo que significa que puede haber un enjambre de fragmentos expulsados ​​de Marte con una órbita que cruza la de la Tierra y que, periódicamente, origina meteoritos marcianos. Todo un regalo del cielo!

Como conclusión: Este meteorito nos ha llevado a hacer realidad nuestro sueño de contribuir a la ciencia y de aprender mucho más de lo que sabíamos, también nos da un motivo más para divulgar esta ciencia al gran público.

 


 

Contacto:

info(a)cazameteoritos.es

 


Webmaster: David Allepuz i Sunye

dallepuz (at) cazameteoritos.es


(C) cazameteoritos.es